ADIÓS, SARITA !

sara-montiel-fumando

La Mancha en ti, mujer,
y en mi corazón el dardo
                         León Felipe
 

La noticia de su muerte, inesperada, como un trueno, nos sorprendió en medio de otras batallas ahora cotidianas (crisis, desempleo, corrupción) e inmediatamente comenzamos el repaso mental de una vida, la de Sara Montiel, que llenó con sus películas momentos mágicos,  ilusionados, en tiempos todavía  difíciles. Una estrella a la que acompañamos en todos sus avatares: matrimonios, divorcios, hijos adoptados, amores secretos. Un sinfín de historias que hicimos como propias, nuestras.

 El Último Cuplé supuso un antes y un después en la carrera cinematográfica de Sara Montiel. Quien podía sospechar (acaso solo su director, Juan de orduña) que una película modesta, de bajo presupuesto, se convertiría en un éxito clamoroso en medio mundo y que la figura de nuestra estrellita  alcanzaría entonces grandes dimensiones, de estrella de primera magnitud en el cine español y en el internacional ¡nadie! Pero así fue.

 Desde esa película comenzó a ser la gran SARA MONTIEL hasta su fallecimiento, pero en toda América será recordada como Sarita, así, en diminutivo, más allá de los años, siempre con amor; ya sea en México, donde filmó 14 películas, o en Hollywood, donde intervino en tres; también en los escenarios de Hispanoamérica que gozaron de su bella estampa de manchega de rompe y rasga, con su poquita voz, melosa, cálida.

 Este “Adiós,  Sarita” es mi modesto homenaje, una suerte de in memórian,  a quien ocupó un lugar  destacado en el cine español.

JORGE MORENO
Abril 2013
 

Anuncios